alimentacion-del-bebe-1200x600

6 alimentos prohibidos en la alimentación del bebé

Aunque algunas veces es inevitable que en la alimentación del bebé se incluyan ciertos alimentos, lo recomendable es que se retrase la lactancia materna lo más posible e incluso que este tipo de alimentación sea exclusiva hasta los 6 meses.

Hábitos saludables y preferir siempre lo natural

Es importante enseñar a alimentarse de manera natural y comer en horarios establecidos desde temprana edad, siempre bajo la supervisión del especialista profesional, especialmente nutriólogo y pediatra. 

De hecho, para la alimentación del bebé se deben evitar al máximo los alimentos procesados y los menores de 6 meses no deben consumir otra cosa que la leche materna, ni siquiera agua. Aliméntate muy bien, porque tu cuerpo le dará prioridad a trasladar los nutrientes de lo que consumas a la leche materna. 

¿Qué alimentos deben evitarse en bebés y niños pequeños?

Paradójicamente, los principales alimentos que se deben evitar están en la gran mayoría de nuestros hogares, así que es, al mismo tiempo, una oportunidad para cuestionar nuestra educación alimentaria y reeducarnos al respecto.

Azúcares

No es necesario agregar azúcar a ningún alimento de nuestros bebés, pues la leche materna tiene todos los azúcares y nutrientes que su cuerpo necesita. 

En todo caso, luego de que el especialista autorice, el bebé puede consumir frutas sin azúcar añadida, pues tienen sus propios azúcares naturales. Además se recomienda evitar licuar las frutas para aprovechar al máximo la fibra que aportan.

El azúcar genera adicción, alterna el sistema metabólico, puede ocasionar diabetes y puede ocasionar caries, puerta a otras enfermedades. El azúcar está en la gran mayoría de alimentos modernos, por ello que se debe evitar al máximo el consumo de alimentos procesados.

Miel y otros endulzantes

Muchas veces cometemos el error de querer sustituir el azúcar con otros productos, como miel, chancaca, algarrobina o endulzantes como stevia. Sin embargo, su composición es muy similar a la del azúcar, así que no se está haciendo mucho cambio. 

Además, pueden contener bacterias que afectan al sistema digestivo del bebé, que está formándose y desarrollándose.

Sal

Al igual que los azúcares mencionados anteriormente, la sal es utilizada para resaltar el sabor de los alimentos. Sin embargo, la sal no debe añadirse en los platos que preparamos para nuestros bebés, ya que puede afectar la salud de los riñones del bebé. Solo se recomienda en niveles muy moderados para bebés de más de 12 meses.

Animales y plantas marinos

Ciertos tipos de pescados y mariscos tienen altas cantidades de metales pesados y las algas, como plantas filtrantes, absorben metales pesados y microplásticos, especialmente mercurio, así que se desaconseja para la alimentación del bebé, sobre todo en su primera etapa de vida.

Alimentos ricos en nitratos

Los vegetales de hoja y tallo verde no deben incluirse en la alimentación del bebé a tan temprana porque su cuerpo no está preparado para digerir nitritos, que, aunque tienen la función de prevenir de ciertas bacterias (como la que produce el botulismo), disminuyen el oxígeno en la sangre. Se deben evitar las acelgas, espinacas, apio, remolacha y algas. Ojo: Cuando el médico lo indique, son excelentes fuentes de calcio, magnesio, energía y vitaminas.

Asimismo, los productos cárnicos también tienen nitratos (que se transforman en nitritos), así que deben evitar en la dieta de nuestros bebés. Recordemos que como son más pequeños, habrá mayor concentración.

Productos lácteos

Nos han vendido la idea de que los productos lácteos son buenos para el organismo porque aportan calcio y vitaminas. Sin embargo, la gran mayoría de estos nutrientes se pueden encontrar directamente en la leche materna y en otros alimentos, lo que además implica un considerable ahorro.

Los lácteos comerciales están llenos de antibióticos animales, azúcares, saborizantes, conservantes, sales, grasas y prescinden de la flora bacteriana beneficiosa para nuestro organismo.

Presta siempre atención a las recomendaciones del especialista en salud y nutrición para que puedas brindar la mejor alimentación al bebé. Además, revisa siempre el estado de las heces cuando hagas el cambio de pañal del bebé, allí puedes ver cómo evoluciona su proceso digestivo según lo que come.

Si además deseas apoyo en cuanto a niñeras, nanas y trabajadoras de hogar, especialmente durante el postparto, contáctanos, somos especialistas en brindarte lo mejor.

Pin It on Pinterest